Home / Destacadas / Observados en tierra ajena “qué haces aquí, vuélvete para tu país”

Observados en tierra ajena “qué haces aquí, vuélvete para tu país”

Esos rasgos físicos y esa forma de hablar los delatan al paso. Se los ve en los buses, en las plazas, bulevares, en la construcción o de comerciantes, acostumbrándose a un clima que amanece con un esplendoroso sol y que en cuestión de horas sorprende con un aguacero. No nacieron en esta tierra, pero acá se la juegan.

Llegan de Caracas, de Mérida, de Zulia de todos los estados de la República Bolivariana de Venezuela. Cuando caminan por las calles se reconocen entre sí, con un grito o apretón de manos se saludan, mientras a su alrededor hay gente que los observa. Curiosidad, simpatía o apatía se sienten en las miradas de las y los ecuatorianos hacia una población a la que le tocó migrar y que fuera de casa tiene muchas cosas que aguantar.

Luis Guevara llegó desde la capital de Venezuela, salió por la frontera y como muchos de sus compatriotas se quedó en Ibarra, allí residió cuatro meses buscó trabajo pero no lo encontró, su siguiente parada es Quito, desde las siete de la mañana sale junto a su esposa a  vender arepas en el parque El Ejido, estas masitas rellenas de carne o pollo se convierten en el desayuno o abrebocas de la gente que transita por la avenida Patria a toda prisa.

Como en toda metrópoli la gente va y viene pendiente de la hora o concentrada en la pantalla de su celular, pero a ratos alguna persona se detiene para lanzar un comentario “qué haces aquí, vuélvete para tu país”, frases que denigran, que hacen sentir mal. “Nadie sale de su nación porque sí, hay condiciones que le obligan; en mi caso fue la inseguridad, ver que a la gente la matan por un teléfono, asusta”, comentó Luis mirando de reojo a su mujer quien también ha sido víctima de ofensas por el simple hecho de ser venezolana.

La mayoría de esta población migrante son profesionales que ahora no les queda de otra que salir a las calles a ganarse la vida. Francisco Pildaín es abogado y vende donas, él ha sido sujeto de maldiciones. “En una ocasión me subí al bus con mi hija de dos años y medio en brazos, tropecé con un señor a quien no le importó que esté con la niña, ni nada, solo me empezó a insultar”, comentó Francisco quien considera que la bronca no solo radica en el nacionalismo, sino en las condiciones en las que se encuentra el Ecuador, con una tasa elevada de desempleo, donde los pocos cupos que quedan se las tienen que competir cobrando la mitad del sueldo por el mismo trabajo, sin afiliación al seguro y laborando más de ocho horas diarias.

A todo esto viene la impotencia de no saber cómo responder, de temer que los reporten o que les hagan problema, pero hay que darse modos, poco a poco Francisco se ganó el cariño de dos caseritas ecuatorianas que venden mote frente a su puesto en una de las principales avenidas de Quito. Antes le tenían celos por temor a que les quitara clientela, pero ahora se llevan bien y cada que Francisco no va o algo pasa son las más preocupadas por su compañero de calle, pero en ocasiones este proceso de aceptación no se da y el rechazo continúa.

Parecería que una nube cegara la realidad que les tocó vivir a la sociedad ecuatoriana en los años 90, cuando el país se caía a pedazos, cuando miles de familias se destruyeron porque a una parte les tocó salir a España, Estados Unidos o la misma Venezuela como migrantes a trabajar para sustentar a sus hogares desde otra nación.

Por qué discriminar, por qué tratarles mal son las preguntas que se quedan sin explicación. El fenómeno migratorio está y a criterio de la población oriunda parece que perdurará por un tiempo más. Eduardo Febres Cordero miembro de una asociación de la comunidad venezolana en Ecuador enfatizó que hay dos problemáticas en el tema, la primera es una xenofobia naciente y la segunda el orgullo del venezolano, que nunca le tocó migrar del país petrolero y que al rato de enfrentarse a otra realidad, su ego de sentirse superior que otro latino tambalea. Sin embargo, volver a su país no es la mejor opción y comenzar a adaptarse a una cultura distinta es el reto de quienes quieren dejar de estar en el punto de mira y sufir el maltrato por el simple hecho de ser de nacionalidad venezolana.

 

Sobre Valeria Navarro

Valeria Navarro
Periodista ecuatoriana con estudios en defensa de los derechos humanos en el CLADH. Experiencia en noticieros informativos y en prensa popular. Trabajo de campo con la comunidad.

Check Also

EL BETIS GANA EN EL BERNABÉU 0 A 1 UN REAL MADRID AL QUE EMPIEZAN A DESCIFRAR SU JUEGO

Un Real Madrid, al que los equipos de La Liga Española, empiezan a descifrar la …

2 Comentarios

  1. sebastian nava r.

    Saludos Valeria, gracias por darme el enlace de la nota, esta bien la apreciacion y enfoque de la misma, de entrada me gusto la forma en que manifiestas como nos vemos y reconocemos los venezolanos. en cuanto a ese rechazo que por supuesto no es general, esta bien lo comentado aunque por experiencias de amistades y conocidos creo la xenofobia a ido en aumento y los casos aveces son mas duros, pero es bueno destacar que aca tambien nos encontramos con presonas que son amables y que no escatiman en brindar su mano amiga y amistad, a ellos mil gracias. por otro lado me parece muy bien que hayas mencionado el echo de que en algun momento muchos ecuatorianos tuvieron que emigrar a otros paises y quienes lo hicieron saben lo dificil que es todo ese proceso. algo que tal vez falto es que otra realidad es el sacrificio tremendo que vivimos quienes estamos lejos de nuestra familia. pues los dias y las noches aveces son interminables cuando nuestro corazon se arruga por extrañar a quienes mas amamos como a nuestros hijos y familiares. Pero ese, ese es el precio de nuestro sacrificio pensando en el bienestar de ellos.

     
  2. Estimada amiga. Leyendo su reportaje no me queda otra cosa que identificarme con su apreciación. No tiene ud, idea de cuanto nos ha pegado la partida de mi hijo hacia esa su tierra. Bendigo siempre su decisión pero lejos esta el compartirla cuando lo hizo. Es cierto que no estabamos acostumbrados a emigrar y priva mas la necesidad de sobrevivencia como ser humano y labrarse su futuro. Profesional de Carrera , le toco durante sus primeros años en Quito hacer trabajos que humanamente pense jamás realizaría, ya esta legal y con todos sus papeles , valores y principios en regla ha recomenzado su camino que seguro estoy saldra avante. La Xenofobia contra nuestros paisanos se nota y lo vivi expresamnete cuando les visité, claro no son todos los Ecuatorianos y pienso que ellos olvidaron cuando aqui en Venezuela los recibimos… uno de mis mejores amigos emigrantes fue quien durante mas de cinco años le hizo transporte escolar a mis hijos,, el Sr. Nelson. y es para nosotros tan apreciado como cualquiera.. el trabajo no deshonra. Ojala superemos esta etapa pronto, gracias por su dispensa..

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Share This
Share This Article:

close