Home / Diversidades / La calle será la calle

La calle será la calle


Fotografías: Ramiro Aguilar Villamarín

Por ahí dicen que la calle siempre será nuestra, aquel lugar de encuentros y ensueños. La calle será y es a la vez tantas cosas, lugar de manifestaciones, resignificación, espacio de disputa y significados infinitos. No obstante, algo que no podría dejar de lado es que, este es un lugar de producción de sentidos, subjetividades y cuerpos parlantes.

Salir a gritar a viva voz que ser maricona y marimacha es mi lugar de enunciación política, es desdibujar la línea normativa de la heterosexualidad, borra lo inamovible, el género, y lo denuncia como insuficiente e inacabado, en otras palabras, en eterna sospecha.

 

Nuestras cuerpas marchan y anuncian que somos más de lo que ven tus ojos, de lo que esconden los muros rígidos de la ciudad y otros trayectos urbanos. Andar desde cuerpas ingobernables es deshabitar la ciudad, el cuerpo y la norma para reinventar otras formas de ser. Por eso, esta marcha que una vez más se llevó a cabo el sábado 1 de julio en Quito y otras ciudades del país como Guayaquil, demuestran que hacer lo público personal y lo personal público es necesario.

Este espacio de eterna tensión y producción de sentidos debe tener nuestra tinta, estar escrito con nuestro propio lápiz y narrativa de lucha.

Así, las marchas se traducen en una oportunidad de sacar a la luz pública lo que incomoda, ubicar en el escenario lo inmoral e impropio. Marchar como personas LGBTI nos lleva a deslocalizar la rutina urbana de lucha; colocar el tacón en la pupila inerte, los besos ocultos cerca de las materas con su olor interminable a hojas secas. A saber que nuestras corpolíticas superan el programa “normal” de la lavadora, y que el derecho a ser, existir y andar es algo que no se negocia, se toma porque es nuestro.

Hace 20 años atrás en Ecuador era impensable que nuestras cuerpas disidentes salieran a las calles a marchar. La realidad policial-normativa y discriminatoria de aquellos años definía a la homosexualidad como un crimen, condenándonos a 8 años de prisión. Todo esto cambio un 27 de noviembre del 1997, fecha en que se logró la despenalización.

Cabe recordar que esto no fue producto de las motivaciones de un estado que reconoce la diferencia y diversidad sexo-genérica afectiva como parte de las sociedades inmersas en el país, todo fue producto de la agencia y pujanza de las colectividades LGBT de la época.

Sirva esto para referirnos a cómo las luchas expresadas en las organizaciones de una marcha, de alguna forma, guardan ciertos principios. En otras palabras, estos espacios de acción directa callejera son lugares autónomos, libres de las instituciones y sus políticas de estatalización de quienes, desde el margen, encontramos enunciación y contrarespuesta a lo hegemónico. Cuando el estado aparece, la autonomía de lucha se desdibuja, ya que detrás de sí se halla la normalización y cooptación de las agendas militantes.

 

Más de mil personas rodearon las calles del centro histórico quiteño, ese que en días híbridos domingueros parecería que tras sus ventanas no se respirara nada humanoide. Aquel sábado, zumbaron los mosquitos, retumbaron los tambores, las arengas, el color, la indignación como estado diario. Ocupamos nuestras cuerpas como nos dio la gana, ocupamos el espacio y le usurpamos al heteropatriarcado el silencio. Gritamos a una sola voz: ¡chucha con chucha, esa es nuestra lucha!

 

Sobre Flavia Martín

Flavia Martín
Sujetx nómade. Aficionada a la historia y el género. De allí, más feminista y convencidx que el género es un proyecto inconcluso

Check Also

EL BETIS GANA EN EL BERNABÉU 0 A 1 UN REAL MADRID AL QUE EMPIEZAN A DESCIFRAR SU JUEGO

Un Real Madrid, al que los equipos de La Liga Española, empiezan a descifrar la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Share This
Share This Article:

close