Home / Bloguerxs / Con ganas de correr en sentido contrario

Con ganas de correr en sentido contrario

CARICATURA DIVORCIO
Caricatura: Toño Velasco

El salón estaba repleto. Era de esas fiestas en la que solo faltaba quien no estaba en Quito y entre las amigas había mucha expectativa. Era la primera vez en un año que Lucía y Antonio se volverían a ver. Lo de ellos fue de esos amores que, para muchos, pasan una sola vez en la vida. Estuvieron tres años juntos y, de pronto, todo cambió.

Cuando Lucía entró, más de uno no pudo evitar centrar su vista en ella. Estaba bellísima. El vestido largo que había escogido resaltaba su esbelta figura y cada paso que daba dejaba ver sus bronceadas piernas. Ese año en Salinas había sido una bendición para ella. Estaba radiante. Sebastián la tenía de la mano. Él estaba orgulloso de ella, quería exhibirla y se notaba que la amaba.

Lucía tomó una copa de vino y se acercó a Carolina, quien la abrazó, le dio la bienvenida y al oído le dijo que Antonio no había llegado. Lucía estaba tranquila, parecía que el comentario no le había afectado.

La mañana de abril que Lucía decidió irse había sido difícil. Ella tenía un divorcio a sus espaldas y 43 años, y su corazón había sido roto de nuevo. Antonio, por quien ella había apostado y confiado, la devastaba. La noche anterior le había dicho que iba a darle una oportunidad más a su matrimonio, que creía que esta vez –luego de tres separaciones e inicios de trámite de divorcio- sí iba a funcionar. Dos días más tarde tomaba un avión. No le dijo a dónde, la besó en la frente y se fue.

Todas entendieron y pensaron que irse un par de semanas sería bueno para Lucía. No imaginaron que estaría 12 meses allá y que regresaría de la mano de Sebastián, a quien había conocido hacía siete meses.

Antonio llegó junto a Cristina. Se lo veía tranquilo, confiado y miraba con amor y respeto a Cristina. Él sabía que estaría Lucía, pero para él la página había sido pasada. En ese año había trabajado en su matrimonio e incluso se decía feliz y se sentía bien en donde estaba. A algunos  de sus amigos les había dicho que tenía todo lo que había soñado.

Para probar que estaba bien, se acercó a saludar a Lucía, mientras en el fondo se escuchaba Remind me en las voces Brad Paisley y Carrie Underwood, diciendo:

Remember the airport dropping me off
We were kissing goodbye and we couldn’t stop
I felt bad cause you missed your flight
But that meant we had one more night

Sin pensarlo, la tomó de la mano y bailó con ella, mientras la miraba fijamente y le enumeraba los recuerdos más bellos de la relación que tuvieron: las noches de amor, las conversaciones hasta casi el amanecer, las películas que vieron, los lugares que visitaron. Él temblaba y a ella se le llenaron los ojos de lágrimas cuando sonó el último acorde.

Ahora ella le dio un beso en la mejilla, mientras Sebastián se acercaba con otra copa de vino para ella y Cristina le decía “mi amor, vámonos”.

 

Sobre Equipo redacción

Equipo redacción
Periodistas apasionados por sus trabajos de buscar y encontrar historias que interesen, que conmuevan, que retraten el mundo. También contamos noticias, pero les damos un toque de análisis, para resaltar lo que consideramos pudiera ser interesante para nuestros lectores.

Check Also

EL BETIS GANA EN EL BERNABÉU 0 A 1 UN REAL MADRID AL QUE EMPIEZAN A DESCIFRAR SU JUEGO

Un Real Madrid, al que los equipos de La Liga Española, empiezan a descifrar la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Share This
Share This Article:

close